Albert Pinya

“Acciones y ejercicios en torno al nacimiento de Jesucristo”

Belén Nudista, por Albert Pinya. Fotografía de Alex Marín.

Desde hace trece años, el museo Can Marqués, espacio destacado dentro del circuito artístico y cultural por sus proyectos siempre poco convencionales y arriesgados, invita a un artista, anualmente, para crear una interpretación del belén tradicional o nacimiento navideño. El alto nivel de los artistas que han ido participando en cada una de las ediciones anteriores, ha hecho que el proyecto “Belenes para el siglo 21”, ideado por la comisaria y directora del museo, Nieves Barber, vaya adquiriendo mayor y mayor envergadura dentro del panorama actual, del arte contemporáneo nacional. Joana Vasconcelos, Mateo Maté o Dionisio González son algunos de los artistas que han participado en los últimos años.Para este año 2011, el artista invitado es Albert Pinya (Palma de Mallorca, 1985.) El proyecto “Acciones y ejercicios en torno al nacimiento de Jesucristo” consta de una única obra, desarrollada a partir de trece performances, independientes unas de otras (aparentemente). Pero siempre con el nacimiento de Jesucristo como hilo conductor de cada acción. Son acciones directas, sencillas, crudas y espontáneas, al margen de los falsos ornamentos y de las grandes producciones. Ocho de las performances son realizadas por el artista, como único protagonista, y cinco de las acciones restantes son en colaboración con otros artistas y personas. Pues una parte del proyecto es un comisariado que ha ideado Albert, invitando a un poeta (Emili Sánchez-Rubio), a un músico (Triqui), a una cocinera (María Solivellas), a un estudiante de arquitectura (Rubén Bujosa) y a un grupo de niños, a participar en cinco performances diferentes.Todas las acciones han sido filmadas por el cineasta Borja Zausen, que ha realizado un seguimiento documental del proceso creativo de cada performance. Cuatro aspectos fundamentales son la esencia de la reflexión que plantea Albert, a partir de esta obra. Uno, la idea del Arte Total como un arte que puede ser interpretado por todos los sentidos que poseemos los humanos (vista, oído, gusto, tacto y olfato.) Dos, la idea de pluralidad creativa, al aglutinar diferentes disciplinas artísticas en una misma obra (música, cine, literatura, artes escénicas, artes visuales, artes gráficas, gastronomía, arquitectura) Tres, la idea de jugar con los límites de hasta dónde una pieza de video documental, puede llegar a ser cine o videoarte, si es que existen tales fronteras. Y, cuatro, la idea de observar al mito de Jesucristo con los ojos de un nihilista. Las trece acciones que dan cuerpo a la propuesta, jamás deberán analizarse independientemente. Pues es la suma de todos los ejercicios, lo que origina el resultado final de la obra. Un resultado que evoca y desemboca en el universo Pinya. Un universo ingenuo, a la vez que perverso, naif, tragicómico, irreverente, lúdico, imprevisible, contestatario, absurdo, ridículo, sexual, ácido, inocente, mordaz y real. .

Posted: http://www.infomag.es
por Lida Salvadora (Crítica y comisaria independiente)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s